Medallero 2016: Neymar gana la enfrentamiento con Colombia y hace las paces con su nacion

Neymar gana la enfrentamiento con Colombia. Había razones para presenciar un buen encuentro (Neymar, Pabón, Roa, Teo, Luan..) pero la victoria de la “torcida” sobre Colombia (2-0) fue, por instantes, un espectáculo atroz. El deseo de venganza derivó en muchas situaciones que rozaban el margen de la deportividad: pisotones, patadas, codazos, etc.

Los brasileños no olvidaban la acción de Zúñiga a Neymar en 2014 ni la trifulca que se resolvió con la expulsión y el siguiente castigo de cuatro encuentros para Neymar en la Copa América 2015. En el lado colombino, por su parte, aún duele la eliminación en el pasado Mundial.

Los 22 futbolistas estaban más atentos de golpear al contrario que al esférico. No había transición. El centro del terreno de juego se transformó en un campo de minas imposible de esquivar sin ser alcanzado. El árbitro Cuneyt Cakir perdió el control de una primera parte que finalizó con 22 faltas (14 de Colombia y 8 de Brasil). “Buffet de faltas”, tuiteó la cuenta oficial de la  Federación brasileña.

Ney, que estuvo más rato tumbado en el suelo que de pie, estuvo en el centro de todo lo bueno… y lo malo hasta alcanzar el descanso: presionó en las cuatro amarillas que vio Colombia, tuvo otra, lió una nueva trifulca, pudo ser echado por el árbitro  y metió el gol de la victoria a los 12′. El gol fue de falta, no podía ser de otro modo. Se abrió Pavón de la barrera y Ney ajustó el balón lejos de la distancia de Bonilla en el primer tiro a puerta de los brasileños.

El gol le sirvió para confirmar el pase a semifinales -Brasil continúa su camino hacia la medalla de oro- y, sobre todo, para hacer las paces con  su hinchada que hace unos días se mofaban de él cantando: “Marta es superior a Neymar”. Continuó enzarzándose en riñas innecesarias, pero la discusión sobre su disposición y sobre si debe seguir llevando el brazalete de capitán, queda de lado hasta nueva orden.

Micale, aunque el encuentro no dio para excesivas conclusiones futbolísticas, parece haber hallado en su conjunto con la incorporación de Walace y Luan en detrimento de Thiago Maia y Felipe Anderson. Colombia, por el contrario, deterioró las buenas impresiones y el fútbol vertical a la contra que realizó ante Japón (2-0). Con balón se mostró muy espesa. Sólo alarmó la portería cuando Weverton -parece increíble  que sea el más viejo de la selección de Brasil- se enredó más de la cuenta con los pies, aún con 0-0, y Palacios casi le mete gol.

El número de faltas, por suerte, en la segunda parte fue menor. No se tradujo, no obstante, en un gran aumento de las ocasiones de gol. Colombia lo intentó desde lejos en el minuto 51 con dos tiros lejanos de Pabón y Miguel Borja que Weverton despejó con los puños, no sin apuros. El árbitro, acto seguido, agrandó su funesto arbitraje al no indicar como penalti una mano clarísima de Deivy Balanta a disparo de Luan en el 54′.

Luan ha sido la gran sorpresa de la Selección brasileña con el discurrir del torneo. Contribuye con juego entre líneas, desequilibrio por el centro de campo y diapiros desde media distancia. El atacante de Gremio firmó el pase en el minuto 82 con un gran tiro desde fuera del área que sorprendió por arriba a Bonilla. Brasil ha dejado atrás las críticas y ya tiene la medalla de oro a sólo dos encuentros.

 

Medallero 2016

Deja un comentario